Novedades


Cuál es la relación entre Ciudades Inteligentes y Salud Pública
Según la investigación de Deloitte, las lecciones aprendidas de la pandemia están acelerando la evolución de los entornos urbanos en todo el mundo para mejorar la salud y el bienestar de los residentes
Cuál es la relación entre Ciudades Inteligentes y Salud Pública Tendencias

Muchas evoluciones duraderas en los espacios urbanos han ocurrido en momentos de gran disrupción. El terremoto de Lisboa de 1755 impulsó la creación de pautas para la construcción sísmica. El brote de cólera en Londres en 1848 dio lugar a la primera ley de salud en el Reino Unido. El incendio de Chicago de 1871 trajo consigo nuevas leyes de construcción que condujeron a una mayor resistencia al fuego y , en última instancia, estructuras más altas. La pandemia de COVID-19 también podría tener un impacto duradero, ya que ha acelerado el cambio hacia ciudades más verdes, más digitales y más inclusivas en todo el mundo.

En el transcurso de los últimos dos años, entrevistamos a alcaldes, funcionarios municipales, planificadores urbanos, académicos y ciudadanos de ciudades de todo el mundo para identificar las tendencias que hacen que la vida urbana sea más sostenible, asequible y humana. Un tema que surgió fue el papel cada vez más importante de las ciudades para garantizar la salud y el bienestar de sus residentes.

Bienestar basado en datos

Actualmente, las ciudades representan solo el 3 % del territorio mundial, pero albergan al 55 % de la población mundial. Para 2050, se estima que el 70% de la población mundial vivirá en centros urbanos.

A nivel económico, las ciudades generan alrededor del 80% del PIB mundial, y son responsables del 80% del consumo de energía y de más del 70% de las emisiones de carbono y residuos globales.

Cuando se trata de la salud de las personas y del planeta, las ciudades juegan un papel crucial. Al concentrar personas y recursos en un solo lugar, el entorno urbano genera riesgos para la salud y oportunidades para mejorar la salud. Por ejemplo, el 90 % de los casos de COVID-19 en todo el mundo ocurrieron en ciudades y, sin embargo, el acceso y la calidad de la atención médica es significativamente mayor en los centros urbanos en comparación con las poblaciones rurales y remotas que a menudo tienen peores resultados de salud.

Nuestra experiencia global de la pandemia mostró cuán interconectados estamos como individuos y que nuestra salud y bienestar individuales están determinados por la salud y el bienestar de las comunidades en las que vivimos, trabajamos y jugamos y, sin embargo, nuestros sistemas de salud tienen a menudo ha sido diseñado en torno a la necesidad de las personas. Una de las tendencias que creemos que se volverá cada vez más común en las ciudades es el surgimiento de las llamadas comunidades de salud inteligentes: reinventar la salud pública, integrar el bienestar en el diseño urbano desde el principio y abordar de manera proactiva los impulsores de la salud: el social, factores ambientales y económicos que contribuyen a los resultados de salud.

Una "ciudad inteligente" habilitada para datos y conectada digitalmente puede hacer que la atención médica sea más inteligente cuando los sistemas y los datos están integrados y son interoperables en los servicios básicos de salud y otros, incluida la seguridad pública, la calidad de la vivienda, la salud ambiental, los servicios sociales, los servicios de emergencia y transportación. Esto puede ayudar a habilitar una respuesta en tiempo real a las crisis de salud, abordar las desigualdades y apoyar los objetivos interconectados de salud y bienestar de las comunidades de todo el mundo. Una ciudad inteligente también puede garantizar mejor la equidad en salud al permitir el acceso a la atención médica para más personas. y nutrir los factores sociales, económicos y ambientales que contribuyen al bienestar general de todos los residentes, abarcando la salud clínica, mental, social, emocional, física y espiritual. Para que esta promesa se cumpla, la alfabetización en salud, la navegación del sistema de salud y el acceso a los datos son factores cruciales que deben abordarse.

La digitalización ha sido una palanca crucial en la respuesta de las ciudades a la pandemia, con herramientas que monitorean el riesgo de contagio y aseguran que los residentes respeten las pautas de confinamiento y distanciamiento social, al tiempo que permiten que los servicios continúen y la actividad económica se desarrolle de manera virtual. esfuerzos de transformación digital en muchas ciudades y allanó el camino para la próxima generación de ciudades preparadas para la era digital. Por necesidad, muchas ciudades de todo el mundo se apresuraron a implementar plataformas digitales unificadas y desarrollar formas de comunicarse e interactuar con los ciudadanos. Están realizando grandes inversiones en tecnologías y plataformas para impulsar una experiencia personalizada, con especial atención a la identidad digital, la ciberseguridad y la privacidad. Por ejemplo, el 83 % de las ciudades ha realizado grandes inversiones en tecnología para mejorar el diagnóstico y el tratamiento a distancia y los servicios de telesalud. Esto muestra un claro cambio en las prioridades de las ciudades con respecto a la prestación de servicios de salud digital.

Un gran ejemplo es Cascais, Portugal. La pandemia de COVID-19 significó que el gobierno local se enfrentara a desafíos nuevos y sin precedentes. En la batalla por proteger a sus ciudadanos sin dejar de prestar servicios y mantener la actividad económica, los líderes de Cascais reconocieron la necesidad de una gestión integrada de la amenaza para la salud, por lo que desplegaron una sala de guerra de COVID-19. Esto permitió a los líderes de la ciudad obtener una visión holística y en tiempo real del impacto de la pandemia en la población local y administrar todo el proceso de respuesta al COVID-19 en una sola plataforma, maximizando la eficiencia de sus recursos de salud y emergencia, asegurando la participación ciudadana y apuntalando elevar la moral y el sentido de seguridad de los residentes.

Vemos que esta tendencia se aplica en ciudades de todo el mundo. Por ejemplo, Chicago ha establecido un ecosistema de salud y bienestar altamente interconectado, y Louisville, Kentucky, está priorizando el desarrollo de comunidades de salud inteligentes con un enfoque en el uso óptimo de la tecnología para facilitar la recopilación de datos e impulsar intervenciones informadas.

Como nos dijo Jeff Merritt, jefe de transformación urbana en el Foro Económico Mundial: “Se necesitó una pandemia para sumergirnos y darnos cuenta de las capacidades de nuestra tecnología, para demostrar que podemos convocar a personas de todo el mundo sin problemas y permitir diálogos productivos. , para demostrar que podemos conectarnos con profesionales médicos desde nuestro hogar sin sacrificar la calidad ni la privacidad”.

Los paisajes urbanos se vuelven verdes

Por supuesto, implementar tecnologías digitales e incluso mejorar el acceso a la atención médica tradicional no son las únicas formas en que las ciudades pueden fomentar la salud pública. Las ciudades planificadas y diseñadas para las personas, con “calles verdes” y espacios públicos como centros de la vida social, juegan un papel importante en la creación de un entorno saludable.

Las ciudades de todo el mundo están reconociendo que un enfoque ecológico de la planificación urbana tiene el potencial de reducir las temperaturas urbanas, mitigar la contaminación del aire y desarrollar la resiliencia ambiental natural. Este enfoque en los espacios verdes mejora la calidad de vida de las poblaciones, enriquece la salud física y mental, mejora la resiliencia y la igualdad como parte de una estrategia de adaptación y reduce las emisiones, lo que ayuda a cumplir los objetivos climáticos y de sostenibilidad del Acuerdo de París. Ya vemos grandes ejemplos de esta planificación en ciudades como Freetown, Singapur, Lisboa y Shiraz.

Mejorar la movilidad es un factor importante para volverse ecológico. El concepto de la ciudad de 15 minutos se desarrolló principalmente para reducir las emisiones de carbono al disminuir el uso de automóviles y el tiempo de desplazamiento motorizado. Es un modelo de planificación urbana descentralizado en el que cada barrio local contiene todas las funciones sociales básicas necesarias para vivir y trabajar. Las soluciones innovadoras de planificación y movilidad urbana pueden ayudar a crear un futuro conveniente, conectado y más sostenible, contribuyendo a fortalecer las redes sociales y la calidad de vida, y reducir la congestión, la contaminación del aire y los accidentes, y así salvar vidas.

Por ejemplo, Arabia Saudita está construyendo una megaciudad futurista llamada NEOM o "Nuevo Futuro", en el desierto que bordea el Mar Rojo. Con una superficie total de 26 500 kilómetros/10 200 millas cuadradas, NEOM incorporará tecnologías de ciudad inteligente. El estado ha prometido al menos US$500 mil millones para el proyecto y está solicitando más inversiones. Todos los servicios diarios esenciales (escuelas, clínicas médicas, instalaciones recreativas y espacios verdes) estarán a cinco minutos a pie. Las soluciones de movilidad autónoma y tránsito de ultra alta velocidad facilitarán los viajes y darán a los residentes más tiempo para dedicarse a su salud y bienestar. The LINE, un cinturón de 170 kilómetros de comunidades hiperconectadas, habilitadas para IA, sin automóviles ni carreteras, alimentadas con energía 100 % limpia y construida alrededor de la naturaleza, brindará entornos libres de contaminación, más saludables y más sostenibles para los residentes.

La pandemia puso de relieve cómo las ciudades tienen una mentalidad comunitaria por necesidad. La interconexión inherente que puede hacerlos vulnerables a eventos de salud pública y otras interrupciones también puede hacerlos más resistentes. Algunas ciudades pudieron responder al COVID-19 mejor que otras porque se habían centrado, en años anteriores, en desarrollar resiliencia y tenían los sistemas físicos y digitales en su lugar. Nuestra investigación reveló que los líderes de las ciudades de todo el mundo ahora están aplicando importantes lecciones aprendidas desde 2020 para aumentar la transformación digital en la atención comunitaria, eliminar las barreras a la atención y mejorar la equidad en la salud.

Fuente: Deloitte

x
Este sitio utiliza cookies para su correcto funcionamiento. Para aceptar su uso presione Aceptar para continuar navegando. Aceptar

Revista Salud Digital

2018 - 2019   |   Todos los derechos reservados