Novedades


La Inteligencia Artificial, la privacidad y las APIs moldearán la salud digital en 2020
El CEO de Babyscripts, Anish Sebastian, describe las principales tendencias tecnológicas sobre las que hay que estar atentos este año.
La Inteligencia Artificial, la privacidad y las APIs moldearán la salud digital en 2020 Inteligencia Artificial

Sebastian cofundó Babyscripts en 2013, que se ha asociado con docenas de sistemas de salud para su modelo centrado en datos en la atención prenatal. Como CEO de la startup, Anish ha centrado sus esfuerzos en el desarrollo de productos y software, así como en la validación basada en evidencia de su producto.

Al ver las últimas actualizaciones de la línea de altavoces Echo de Amazon,como auriculares, anteojos y un anillo que se conectan a la asistente personal de Amazon, Alexa, se dio cuenta que estos nuevos productos son sólo tres ejemplos de una tendencia cada vez mayor de incorporar tecnología en nuestra experiencia humana, empujando las fronteras en constante expansión para la tecnología, que han pasado mucho más allá del teléfono inteligente.

Estas tendencias y otras van a tener un gran impacto en el espacio de la atención médica, especialmente a medida que los proveedores, los pagadores y los consumidores reconocen lenta pero seguramente la necesidad de incorporar tecnología en sus flujos de trabajo para satisfacer la creciente demanda del consumidor de herramientas digitales de salud. Al mismo tiempo, la naturaleza ávida de datos de estas innovaciones está creando sus propios problemas, impulsando una discusión sobre privacidad y seguridad que es más fuerte y más urgente que nunca.

Aquí hay tres tendencias a tener en cuenta en el próximo año:

La inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático (ML) continúan creciendo

Han pasado bastantes años desde que la IA emergió de las páginas de ciencia ficción a nuestra realidad cotidiana, y la industria de la salud ha proporcionado un campo de pruebas fértil para todos los aspectos de sus innovaciones. Desde software que analiza datos médicos para identificar pacientes para ensayos clínicos en minutos, hasta algunos que analizan imágenes médicas para diagnosticar tumores en milisegundos; desde chatbots que realizan tareas administrativas como programar una cita hasta los que simpatizan con la emoción humana y manejan la ansiedad mental. La IA en salud digital ha evolucionado a pasos agigantados.

En 2020, continuaremos viendo que AI y ML superan los límites, al mismo tiempo que maduran.

Con la adopción de tecnologías como FaceID, la tecnología de reconocimiento facial será un jugador importante en la privacidad y la seguridad, preocupaciones íntimas del campo de la salud. Se puede aprovechar para simplificar drásticamente los requisitos de seguridad que hacen que la autenticación multifactor sea un proceso que consume mucho tiempo para los profesionales de la salud: en promedio, los médicos pasan 52 horas al año sólo para iniciar sesión en los sistemas EHR. En el lado del paciente, esta misma tecnología tiene la capacidad de detectar estados emocionales de los pacientes y anticipar las necesidades basadas en ellos, y el éxito de nuevas empresas como Affectiva, la creación de los graduados del MIT, muestra la tremenda promesa de aprendizaje profundo para las necesidades de estos pacientes.

Luego está la enorme capacidad de la IA para acumular cantidades masivas de datos en los sistemas de monitoreo, solo igualados por su capacidad para procesar y analizarlos. Vamos a ver que la IA juega un papel importante en el desarrollo de algoritmos predictivos para mejorar las intervenciones clínicas y mediar en los reingresos hospitalarios.

Mientras tanto, las innovaciones aprobadas por la FDA de Microsoft y otros, afirman la capacidad de la visión por computadora para ayudar a los radiólogos y patólogos a identificar tumores y anormalidades en el corazón. Si bien la atención primaria robótica está muy lejos, algunos ven a la IA como un rival para posiciones clínicas más específicas.

El progreso y la tracción de AI y ML plantean muchas preguntas: ¿pueden los algoritmos predecir el riesgo de sepsis mejor que los médicos capacitados? ¿Puede la visión por computadora reemplazar el trabajo del radiólogo y el patólogo? E incluso si ese fuera el caso, ¿tendrán los consumidores dificultades para aceptar el poder y la promesa de la IA? Las respuestas parecen descansar en la industria que trabaja con las partes interesadas y los responsables políticos para desarrollar los marcos correctos para monitorear y regular el uso de la IA.

La privacidad y la seguridad toman mayor relevancia

2019 fue testigo de las consecuencias del escándalo de Cambridge Analytica y agregó varias preocupaciones sobre los datos. Por otro lado los trabajadores de Amazon pagaron para escuchar las grabaciones de Alexa, por ejemplo, y la transferencia de datos de salud personales no identificados de más de 50 millones de estadounidenses a Google.

A medida que la generación actual, impulsada por teléfonos inteligentes, parlantes inteligentes, hogares inteligentes, todo inteligente, se despierta ante los serios desafíos a la privacidad que estas eficiencias tecnológicas están potencialmente introduciendo, hay un proceso de educación sobre el intercambio de datos y se vuelven más cautelosos sobre la información que potencialmente están compartiendo con sitios de terceros.

Para las empresas que se ocupan de categorías especiales de datos confidenciales, como información médica, los riesgos son mucho mayores. El acceso a información como la salud mental, la vida sexual, la planificación familiar, el historial de enfermedades, el bienestar físico, etc., podría poner en peligro las oportunidades y promociones laborales de los usuarios, e incluso puede generar o perpetuar la discriminación en el lugar de trabajo.

En 2020, busque atención médica digital para establecer una seguridad cada vez más estricta, comunicar claramente las políticas de privacidad, y proporcionar más transparencia sobre el uso de datos.

La economía de las APIs

La interoperabilidad es un jugador importante en la innovación tecnológica de la salud: los pacientes siempre recibirán atención en múltiples lugares, y el intercambio seguro de datos es clave para proporcionar una atención continua. Las API -application programming interface, o Interfaz de programación de aplicaciones en castellano- estandarizadas pueden proporcionar los fundamentos tecnológicos para tal intercambio, ampliando la funcionalidad de los EHR y otras tecnologías que admiten la atención conectada. Las plataformas como Validic Inform aprovechan las API para compartir datos generados por los pacientes desde dispositivos de salud personales a proveedores, al tiempo que les dan la capacidad de configurar flujos de datos para identificar datos procesables y automatizar alarmas.

En el próximo año, busque a los principales actores como Apple y Google para avanzar hacia la interoperabilidad y romper los silos de datos. La aplicación Salud de Apple ya es capaz de llenarse con información de otras aplicaciones en su teléfono. Agregar su consumo de calorías a una aplicación para bajar de peso? ¿Mide tus kilómetros con una aplicación en ejecución? ¿Controlar sus hábitos de acostarse con una aplicación de seguimiento del sueño? Encontrará esa información agregada en su aplicación Salud.

Apple está en una posición única para ser el impulsor de la interoperabilidad, y Google no se queda atrás. Tienen una plataforma segura y establecida, confiable para el paso de datos encriptados (como portales de pacientes), y cuentan con una lealtad de marca ubicua mundial, sin mencionar las relaciones preestablecidas con los hospitales que son críticas para hacer cualquier verdaderos avances en esa dirección. Es una posición que Apple ha cultivado deliberadamente: a medida que la innovación de los teléfonos inteligentes cae en un punto muerto, están llegando a horizontes más grandes: en palabras de Tim Cook, mejorar la salud será "la mayor contribución de Apple a la humanidad".

Estas tendencias en salud digital no son nuevas. Al igual que con cualquier innovación en el cuidado de la salud, el proceso es lento y el costo de la recompensa es muy debatido, pero ya no se trata de si, sino cuándo estas innovaciones comenzarán a optimizar la atención, nos guste o no.

FUENTE: Mobi Health News


x
Este sitio utiliza cookies para su correcto funcionamiento. Para aceptar su uso presione Aceptar para continuar navegando. Aceptar

Revista Salud Digital

2018 - 2019   |   Todos los derechos reservados